Los 10 remedios efectivos para el hígado graso.

Algunos órganos de nuestro cuerpo son irreemplazables. Tenemos dos pulmones, dos riñones, dos ojos… Pero un solo corazón, un solo estómago y un sólo hígado.

El hígado, cumple varias funciones vitales entre las cuales encontramos el metabolismo del azúcar, de las materias grasas y del hierro. Produce la bilis que ayuda en la digestión de las grasas y de la misma manera está implicado en la producción de proteínas y de sustancias que intervienen en la coagulación de la sangre, el almacenamiento de nutrientes absorbidos desde los intestinos, la secreción del colesterol y la fabricación de la urea.

Cuando el hígado comienza a sufrir alteraciones y se convierte en un “hígado graso”, lo manifiesta a través de distintos síntomas como por ejemplo:

– Fatiga.
– Cansancio.
– Debilitamiento.
– Pérdida de peso.
– Náuseas.
– Vómitos.
– Color amarillento en la piel.

El hígado es bastante autosuficiente y puede fácilmente regenerar las células dañadas, pero si más del 75% de las células se ven afectadas, no puedes responder a las necesidades del organismo.

La buena noticia es que algunos de los problemas del hígado pueden ser tratados con remedios caseros, pero en caso de que nada de esto funcione, no dudes en consultar con un especialista.

Antes de enumerar los posibles remedios naturales para el hígado graso, es importante remarcar que independientemente del tipo de medicina natural que utilices, deberás hacer modificaciones en tu forma de alimentarte y en tus hábitos habituales con el fin de reducir el consumo de grasas y llevar un ritmo de vida mucho más sano.

Esto es fundamental para lograr recuperar el hígado y llevarlo a un estado normal, porque de otra manera estaríamos poniéndolo en peligro y propiciando la aparición de enfermedades mucho más graves.

Pero hoy, antes de que empieces con tu cambio en favor de tu salud, vamos a contribuir en brindarte esta información tan útil. Toma nota de los remedios naturales que podrás utilizar para aliviar tu condición de hígado graso.

1) Adelfilla o hierba de San Antonio: Esta hierba también se la conoce con el nombre de “oreja de liebre”, “costilla de buey” o “amarguera” y es una planta que contiene altas concentraciones de tanino, pectina y mucílago como así también flavonoides y fitoesteroles. Tiene propiedades astringentes que ayudan a desinflamar y son ideales en caso de diarreas, gastroenteritis e inflamaciones de la mucosa digestiva.

Las infusiones de esta hierba ayudan a desinflamar y limpiar el hígado.

2) Nísperos: Los nísperos son conocidos por ser un excelente remedio natural para curar el hígado graso debido a su efecto positivo en la mejora de las funciones hepáticas gracias a que ayuda a purificar y desintoxicar el organismo. Puedes consumir a diario algunos nísperos ya sea para mantener el buen estado del hígado o para mejorar el hígado graso.

3) Alcaucil o alcachofa: Estos vegetales no pueden faltar en tu dieta si tienes intención de cuidar y mejorar tu hígado graso. Es un alimento que posee pocas calorías, tiene acción diurética y ayuda a regular las tasas de colesterol y de azúcar en la sangre, algo que beneficia a tu salud y disminuye la absorción de grasas.

Se recomienda consumir al menos dos veces a la semana, cocinados de manera natural y en preparaciones livianas como ser al horno o al vapor sin ningún tipo de salsa o crema. También pueden prepararse infusiones con las hojas que puedes adquirir en negocios o tiendas naturistas, siendo esto un excelente remedio para el hígado graso.

4) Cardo Mariano: El cardo Mariano es una de las plantas más utilizadas para curar el hígado graso. Sus hojas secas son utilizadas en infusiones con el fin de mejorar las funciones hepáticas y proteger al hígado. Las tiendas de productos naturistas ofrecen además este producto en forma de cápsulas o gotas con el fin de facilitar la ingesta.

También puedes consumir infusiones de cardo Mariano tres veces al día (una cucharada de cardo Mariano por taza). En caso de que elijas consumir las cápsulas o grageas, te recomendamos leer bien las instrucciones y las dosis recomendadas.

El cardo Mariano muy eficaz para estos tratamientos del hígado y ya se utilizaba hace muchos años para tratar los problemas relacionados con la vesícula biliar. Posee propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que ayudan al tratamiento y la prevención de los problemas hepáticos.

Se recomienda en casos de hepatitis viral, cirrosis, hepatitis alcohólica, intoxicaciones con productos químicos, etcétera.

¡Cuidado! Este remedio natural no debe administrarse a los niños.

5) Diente de león: El diente de león es una planta muy beneficiosa en el tratamiento de enfermedades del hígado. Según un estudio que se realizó en el año 2010, se llegó a la conclusión de que esta planta muy útil para la prevención y tratamiento en los hígados dañados. Otros experimentos realizados en ratones, demostraron que el diente de león contribuye a una importante mejora en animales con hepatitis.

También estos estudios demostraron que el diente de león aumenta la producción de bilis, algo que mejora la digestión y es útil en los casos de hígado congestionado, hepatitis, problemas de vesícula biliar, formación de cálculos; al mismo tiempo que estimula la secreción biliar.

Las raíces de diente de león tienen un efecto positivo en el tracto digestivo siendo muy útiles en casos de alergias alimentarias.

6) Amla o grosella de la India: Esta fruta tiene un sabor ácido y amargo pero es muy valorada en la medicina ayurvédica porque favorece el bienestar general y se la considera un excelente rejuvenecedor que retarda la longevidad.

Pero al mismo tiempo, es una fuente importante de vitamina C que ayuda a mantener óptimas las funciones del hígado. Algunos estudios han probado que esta grosella contiene propiedades de protección hepática.

7) Boldo: Una de las hierbas más comunes pero no por eso menos efectivas sigue siendo el boldo. Ayuda a depurar este órgano y facilita su recuperación. Se consume habitualmente en infusiones.

8) Regaliz: El regaliz es un excelente remedio para el hígado graso, siempre y cuando se trate de hígado graso no alcoholizado. Este remedio es utilizado en las preparaciones ayurvédicas para ayudar a curar enfermedades hepáticas.

Las propiedades antiinflamatorias de esta planta contribuyen a aliviar la hepatitis, asociada a la inflamación del hígado. El regaliz combate de esta manera los virus responsables de la hepatitis y provee los antioxidantes necesarios que ayudan a mantener la salud general del hígado.

El regaliz es efectivo para eliminar las infecciones virales y para limpiar el sistema hepático. Cuando se transforma en ácido glicirretínico, la raíz de regaliz tiene un efecto antiviral y antiinflamatorio muy potente que ayuda a detener el deterioro del hígado y aliviar los síntomas asociados a la hepatitis.

9) Semillas de papaya: Las semillas de papaya son muy eficaces en el tratamiento de la cirrosis del hígado y ayudan a recuperar este órgano de los daños causados por el exceso de grasa.

Contiene potasio, calcio, proteínas, fósforo, vitaminas e hidratos de carbono que contribuyen a alimentar el organismo, tratar la debilidad muscular y la fatiga. También ayudan a disminuir las tasas de colesterol y reducen la inflamación.

10) Zanahorias y espinacas: Tanto las zanahorias como las espinacas son ideales para ayudarte a combatir el hígado graso. ¿Qué te parece preparar para esta noche un puré con estos dos vegetales? ¡Son riquísimos!

La vitamina A de las zanahorias protege el hígado de los efectos tóxicos de los productos químicos del medio ambiente y ayuda a disminuir los depósitos de grasa que se encuentran allí alojados. También contienen fibras solubles que participan en la limpieza del hígado y el colon, eliminando de esta manera los desechos.

También puedes optar por mezclar medio vaso de jugo de espinaca y medio vaso de jugo de zanahoria y convertir esta mezcla en un remedio ideal para mejorar tu hígado graso.

Cabe destacar, que a todas las infusiones que hemos sugerido en esta lista puedes agregarles jugo de limón para potenciar los efectos y mejorar los resultados.

Otras alternativas.

La lista de alternativas naturales es muy larga. Otras sugerencias son:

– Nueces.
– Jengibre.
– Aguacate o palta.
– Cúrcuma.
– Cítricos, en especial limón.
– Té verde.
– Vinagre.
– Remolacha.
– Hydrastis canadiense (esta hierba no debe ser consumida por mujeres embarazadas).
– Raíz de astrágalo.
– Rabanitos o rábanos.
– Schisandra chinensis.
– Granos de lino.

¿Sabías que para el hígado graso no hay tratamiento? Todos estos remedios naturales pueden ayudarte a mejorar el problema del hígado graso, pero lo que es más importante, es acompañar lo natural con un cambio en la alimentación y en los hábitos.

¿Fumas? ¡Decídete a abandonar este mal hábito!

¿Bebes alcohol en exceso? ¡Modérate! No es beneficioso para tu hígado.
¿Sabes de alguien que sufra de este problema? ¡Ayúdalo con estos sanos consejos!

si esta información le fue útil, compártela en tu redes sociales…

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
العربية简体中文NederlandsEnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsРусскийEspañol